Un lago Jorge Accame

El viejo entró a su casa, apoyó suavemente el hacha contra alguna forma vertical y cerró la puerta. Deslumbrado por la oscuridad, al principio solo escuchó olas y viento que rompían sobre una playa. Luego poco a poco, apareció  sus pies el lago buscando extensión hasta el horizonte. Antiguos bosques cubrían las márgenes y cortaban el aire cantos de pájaros exóticos. No se inquietó: con los años había aprendido que el asombro demora inútilmente la fatalidad. Extrajo anzuelos y tanza de un cajón y, arrugando la frente, definió una orilla para pescar.

 

▷ peche truite 68 : Infos et ressources

Antología de microcuentos argentinos. Selección de Clara Obligado

6 Comments

  1. ¡Qué bueno ver que alguien más rescata a Jorge Accame! Ese cuento también está en mi blog, así como algunos otros de Mandrini (me refiero a Lapizázulix, que es donde trabajo con microrrelatos; el otro blog está más vinculado con otras temáticas).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s