Idea para un cuento Oche Califa

 

Los habitantes de un planeta remoto lo abandonan para ir a vivir a otro, pero en el apuro dejan olvidadas sus sombras. Tiempo después, llegan viajeros y ven deambular sombras que, en realidad, se mueven como hacen sus dueños en el nuevo planeta. Nadie logra explicar cómo esas sombras pueden moverse solas, qué leyes las dominan. Y nadie se animó nunca a colonizar el lugar, que resulta tenebroso. En algún momento (nadie sabe si transcurren días o años), los dueños regresan al país de las sombras (que es como se lo llama) a buscar las sombras, y se las llevan. Así se completa el misterio, porque es imposible explicar, además, cómo ahora desaparecieron. La historia se sigue contando durante años. Un siglo después, se convierte en una leyenda y muchos consideran que es pura fábula o que, al menos, se cuenta de manera exagerada. A alguien se le ocurre decir que, tal vez, eran sombras olvidadas de antiguos habitantes que emigraron, cosa que nadie considera posible. Aunque la idea le sirve a un escritor, que escribe un cuen-
to fantástico. Y eso es todo.

HECHO: teatro sombras chinescas | Gente con ganas de vivir

Micros argentinos, selección de Clara Obligado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s