Ulises, las sirenas y yo

Tambien como Ulises escuché cantar a las sirenas.
Él, el gran capitán;
yo, esclavo remero de la nave.
Él pidió a sus hombres que lo ataran, yo desobedecí la orden de tapiarme los oídos con cera.
A los dos nos hipnotizó el canto de las sirenas.
Así,mientras él imploraba;
Yo remaba hacía su canto.
Él siguió vivo, cada vez más cerca de Itaca.
Tres días floté en el mar, sin cadenas, orlado de espuma y entregado a la delicia de su voces.

El mito de las sirenas y Ulises | Mitos y fábulas griegas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s