SENRYU: su creador es Karay Senryu (1718-1790), también conocido como Hachiemon Masamichi.

-El Senryu es una composición poética que consta de tres versos y su estructura métrica es: 5-7-5.
-Admite metáforas, personificaciones y todo elemento lírico que se quiera utilizar.
-Es similar a un poema normal con métrica: tecetillo, poemeto, etc.
-El senryu, no nació lírico, se utilizaba de forma graciosa e irónica, humor negro, para burlarse de los gobernantes de la ciudad.
Más tarde se extendió su tema, basándose en temas de las personas, sus sentimientos, su alma, sus deseos, emociones, lo abstracto, lo metafórico, sensaciones, etc.
-No suele hablar de la naturaleza y si lo hace, es metafóricamente, nunca ser el centro de la historia.
-No hay kigo (Cambio de estación)
-No hay kireji (cambio de pensamiento)
-No lleva rima, se puede admitir la rima asonante pero no la consonante, ningún poema japonés la lleva.
-No lleva título.

Ejemplo:

Naces en mí
y levantas el vuelo
de mi suspiros.

Maramín-Ricardo Linares

Karai Senryu (1718-1790)

Karai Senryu nació en el 3er año de Kyôho (1718). Senryu fue uno de sus varios seudónimos literarios. No alcanzó la posteridad como escritor, sino por su labor como crítico y evaluador de los  versos satíricos que escribían los barberos, los monjes, los buscavidas y los comerciantes de su tiempo.  La gente de Edo reconocía  su autoridad y lo elegían para que evaluara sus composiciones. Mientras otros selectores -había muchos- recibían mil de versos, Senryu se las veía con diez mil. Una vez, en el 8vo año de Anei (1779), evaluó veinticinco mil. Su primer hijo se convirtió en el Segundo Senryu, su quinto hijo fue el Tercer Senryu. En tiempos de Blyth se había llegado al Décimocuarto Senryu pero, como el propio Blyth recuerda, a esas alturas la sucesión ya no tenía el mismo significado.
He aquí una pequeña selección de senryus anónimos que fueron compilados por esta destacada figura de la literatura nipona:

Al mismo tiempo,
caen las manos que zurcen 
y la hoja seca.

 Mirando al monte Fuji,
la sembradora de arroz
se arregla el pelo.

 Cuando la nuera no está,
pone en los labios del niño
sus pechos mustios.

Hasta un relámpago
a veces lo hace bien,
a veces mal.

 Cuando sorprendieron
al ladrón del caballo,
escapó montado en él.

 Bonita, sí,
mas cierran la ventana:
luna invernal.

Resultado de imagen de senryu

 

https://jorgebraulio.wordpress.com/2009/08/14/karai-senryu/?unapproved=8710&moderation-hash=34b0d719cb140c3151dd99c9729367c7#comment-8710