Caminé sin rumbo. ¿Llueve? la tarde se hará sepia. Tengo cientos de gotas en mi pelo y percibo hilos que corren por mi frente, Hilos que se hacen dehiscencias por donde se escapa tu imagen. Tenías abundante cabello suelto, que se movía al vaivén del viento esparciendo su color y aroma de ébano. En el atardecer te diría mis emociones, no llegaste a la cita. Han pasado muchos años y de vez en cuando la garúa vespertina me obliga a convivir con los fantasmas. No puedo reprimir una exhalación y preguntarme ¿cómo estarás?

Resultado de imagen de bajo la lluvia en el parque