!
EL PROBLEMA
Introducir y dar vida a un personaje de piel negra no es fácil, pues continuamente caemos en el error de estereotipar, ya sea exagerando o inhibiendo, rasgos, actitudes y
comportamientos desconocidos para nosotros.

Hemos permitido que los medios de comunicación (novelas, películas, historietas) nos vendan una imagen errónea del personaje negro, y sobre esa imagen nos basamos para
darles vida en nuestras novelas. Usar estereotipos nos hace sentir seguros. A través de ellos dominamos la realidad para que ella no nos sorprenda. Este libro explica 7 de los más conocidos estereotipos, con el fin de que los evites o uses con mucho tacto.

1. EL ESCLAVO CONTENTO
Los partidarios de la esclavitud encontraron en este estereotipo una manera de justificarla. El “esclavo contento“ nos mostraba un negro tan perezosamente feliz con su suerte, que no veía ninguna razón para la lucha. El esclavo satisfecho siempre fue emparejado con el “buen maestro“ , un propietario blanco que trató al esclavo como una persona menor, pero con humanidad y respeto. Este estereotipo se utilizó hasta entrada la década de 1940, y con frecuencia se puede observar en la literatura de la década de 1930 y en películas como Lo que el viento se llevó y La pequeña coronel

2. EL LIBRE MISERABLE
El “hombre libre miserable” se creó como una contraparte al “esclavo contento”. Él era la excusa que argumentaban los que apoyaban la esclavitud. Sostenían en sus novelas que un esclavo nunca fue concebido para ser libre. Ansiaba la libertad, pero cuando la lograba, no se adaptaba a su nueva vida, por lo que no había nada que deseara más que regresar con su amo.

3. EL NEGRO CÓMICO
El “Negro Cómico” fue uno de los principales pilares durante más de un siglo. Este personaje era una ridícula caricatura, con sus características personales y físicas
exageradas por el bien del humor. El Negro cómico nunca fue un personaje protagonista, pero siempre actuó como fiel compañero o el alivio cómico de la novela. Siempre se rio de sí mismo al igual que todo el mundo se rio de él. Topsy, un personaje de La cabaña del tío Tom, puede ser considerado el negro cómico por excelencia.

4. EL MULATO TRÁGICO
Por lo general se le otorgó este papel al genero femenino. El personaje tenía tantos antepasados blancos que podía “pasar” por blanca. Peor aún fue la implicación de que la sangre blanca en sus venas era lo que le daba a esa esclava el impulso para escapar,
mientras que la sangre negra la ataba a la barbarie y la falta de control, estereotipo asociado con los negros. El problema radicaba cuando aquella mujer “blanca”
daba a luz un bebé negro.

5. EL NEGRO LOCAL
Estos personajes estereotipados se encontraban generalmente en grupos, como en un coro griego. La mayor parte del tiempo eran “esclavos satisfechos”, “primitivos” y “exóticos”, residentes de África, Barbados, o cualquier lugar paradisiaco y salvaje. Estos
personajes fueron tratados como un paisaje, incluidos solo para dar sabor y color a la historia. Es posible verlo en una novela que incluya el vudú, donde los negros en
un ritual están ahí sólo para establecer la escena. Tal como vemos en la obra de Lovecraft.

6. EL NEGRO EXÓTICO PRIMITIVO
Este es tal vez el más ofensivo y persistente de los estereotipos literarios mencionados. Este personaje estereotipado encarna todos los clichés sobre el “primitivo africano“. La lujuria, la potencia sexual, el deseo incontrolado por beber y drogarse y, a menudo, un
estilo de vida marcado por la violencia salvaje. Sus orígenes se basaban en la “herencia salvaje” que los escritores blancos creían pertenecía a los descendientes de africanos

7. EL NEGRO BRUTO
A principios de la historia de la literatura americana, el “Negro bruto“ no existía, pues su brutalidad había sido domesticada por medio de la esclavitud. De hecho, este papel civilizador fue uno de los argumentos a favor de la esclavitud.
No fue hasta cuando los esclavos liberados compitieron con los blancos del sur, todavía en estado de choque por los cambios recientes, que el Negro bruto se convirtió en
la encarnación del mal en la literatura.

8 CONSEJOS PARA QUE EVITES CAER EN
ESTEREOTIPOS
1. Conoce las culturas antes de crear un personaje que se encasille como estereotipo. Todas tienen elementos extraños detrás de los cuales existen razones lógicas.
2. Intenta ser siempre racional, no te guíes sólo por tus emociones. Sé honrado
personal e intelectualmente. Tus lectores lo agradecerán.
3. Sé empático: ponte en el lugar del otro. Intentar saber y comprender cómo viven
los demás, dará mayor realismo al  personaje.
4. Piensa que tus personajes, como los seres humanos, por el hecho de serlo, merecen
respeto y dignidad.
5. Sé autónomo, emplea tu propio criterio. No te dejes arrastrar siempre por un grupo. Nunca vayas contra tu conciencia.

6. Usa el sentido del humor. Ríete de las falsedades y exageraciones de los prejuicios.
7. No te dejes guiar por estereotipos. Tú eres una persona, los estereotipos son imágenes
falsas y simplificadas.
8. Todos somos diferentes y tenemos derecho a ser diferentes. Usar estereotipos puede hacerte ver como xenófobo o racista, por lo que, como expliqué inicialmente, debes tener cuidado al usarlos.

Tomado de antro narrativo:  https://www.antronarrativo.com

Resultado de imagen de etnias negra"