El cuento moderno

La evolución del cuento en la era moderna ha ido a la par de muchos de los fenómenos, adelantos y factores sociales. Se puede decir que a partir del siglo XIX, el cuento dejó de ser lo que era para convertirse en otra cosa. Y es que desarrolló características propias, un estilo muy personal y una autonomía de género que empezaron a diferenciarlo del cuento popular que hasta la fecha se practicaba. Quizás uno de los rasgos más significativos que adquirió fue que dejó de ser una narración moralizante, una historia con moraleja incluida. Dejó de educar reevaluando el sentido didáctico que tenía y empezó a caminar por terrenos pantanosos y más inhóspitos, cercanos a la condición humana. Desde luego que este cambio trajo consigo una propuesta estética diferente. Esta apuesta estética como de concepción, atrajo a nuevos lectores que vieron en él, un género renovado que contaba hechos sobrenaturales o reales, pero con una fuerza que era imposible eludir. El género se vio beneficiado por factores clave que lo harían convertir en un género mayor. El desarrollo de la imprenta y de las publicaciones en masa, la innovación de subgéneros como el policíaco, psicológico, terror, fantástico, hicieron que su evolución se diera con mayor rapidez. La gran cantidad de escritores que empezaron a practicar el género consolido al cuento en la era moderna. El terreno era fecundo y estaba dado para que surgiera uno de los grades cuentistas de la historia: Antón Chejov. Este médico Ruso nacido en 1860 removió los cimientos del cuento. Para él la historia no tenía que empezar con “Había una vez”, ni ningún protocolo que paralizara el tiempo. Chejov iniciaba sus relatos de repente, como el fluir de la vida. A continuación presentamos tres inicios de cuentos suyos, con su estilo propio.

 

  1. En la estación de Progónnais se estaban celebrando las vísperas.

 

  1. Piotr Mijáilich Ivashin estaba de muy mal humor: su hermana, una muchacha soltera, se había fugado con Vlásich.

 

  1. Mi mujer y yo entramos en la sala. Olía a musgo y humedad. Millones de ratas y ratones echaron a correr cuando alumbramos aquellas paredes que durante un siglo entero no habían visto la luz.

 

Era contundente el cambio en la descripción, los espacios, las acciones, los personajes, las circunstancias. Pero lo más arriesgado que realizaba era cuando concluía esas historias. Terminaba en forma elíptica, sin que el final importara mayor cosa porque lo peor estaba por comenzar. El lector completaba la historia. Chejov echó a andar la maquinaria estética y conceptual del cuento moderno. Posteriormente llegarían grandes cuentistas a lo largo del siglo XX, manteniendo el mismo concepto estético y de estilo como Kafka, Faulkner, Hemingway, Nabokov, Capote, Patricia Highsmith, Raymond Carver. Y latinoamericanos como Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Juan Rulfo, Augusto Monterroso, Rubem Fonseca.

 

Resultado de imagen para chejov

Apuntes de un curso tomado  a distancia

 

4 Comments

  1. Hace poco vi en una librería un hermosos ejemplar de los cuentos completos de Chéjov; pero por desgracia costaba demasiado caro… de todos modos, uno se las arregla leyéndolo por aquí y por allá.
    Por cierto, demos gracias por el fin de los cuentos moralizantes; nada más tedioso que una persona que viene a darnos consejos cuando no se los pedimos.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s