Hay quien los llama lectores cero, otros prefieren lectores beta. Yo me quedo con la primera, porque nunca un cero ha contado tanto para mí. Si no existieran, mi obra perdería calidad y calidez sin ni siquiera darme cuenta, sería como una cerveza sin espuma, como un vino tinto bebido en vaso de agua (se […]

a través de Aprende de tus lectores cero — Laura Urcelay | Escritora