Descuido de Gerardo Cornejo M.

El brahamán, espiritual y etéreo, caminaba por la selva cuidadosamente, casi flotando, para no atender contra ninguna forma de la vida. Inmerso en el mundo de lo minúsculo, cuidaba de no pisar las hormigas y los gusanos; de no rozar las alas de las mariposas con las faldas de su túnica anaranjada; de no triturar los insectos bajo sus sandalias.
Por eso, no se dio cuenta de que, sigilosamente, salía de la espesura el tigre que lo devoró.
Tomado de la revista “El cuento”
Imagen relacionada

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s