Platicando con mamá cuatro

 

Las veces que íbamos al mar, mamá se llevaba un viejo pocillo de peltre, agua suficiente y sal. Recogíamos de la rivera la leña seca con la que hacíamos una fogata. Cada vez que la ola se retraía quedaban en la playa pulpos, cangrejos y jaibas. Escuchábamos el silbar de los barcos que entraban por la bocana para cargar el plátano. Regresábamos con la panza llena. Yo, sorprendida de que en lugar que se posaran mis ojos se encontraba vida. Hoy tenemos en nuestra casa, un depredador suelto y vestido de frac.

20180223_1703421745430909902351664.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s