El Danzón tiene su cuna en Cuba. al llegar a México, lo adopta como parte de su cultura. Una muestra de un ritmo que se mete, suave, y nos hace mover los pies, la cadera y nos  hace bailar. Escucharlo complace, es dulce como una caña de azúcar.