Permuta de Pilar

PERMUTA
Angustias acababa de enterarse de que su marido tan abnegado, tan amable, tan cumplidor, la engañaba. Una caritativa vecina le había avisado:
-Me parece que es mejor que lo sepas. Tu Antonio anda metido en asuntos de faldas y… Ya sabes como son los pueblos…
Angustias calló y, como era persona discreta, agradeció tan inesperada confidencia.
Más tarde, en brazos de su amante, el fantasma del despecho había sustituido al del remordimiento.
De la tómbola de ficticia

 

balthius

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s