¡Cuánto peso tiene el adiós!
Escucho la caída de mis palabras mudas,
la lluvia menuda y fría que humedece mi son.
Es insoportable el peso de una montaña.
o la implosión del suspiro carente de caricia.
Este crepúsculo doloroso
invade las piezas de mi pensamiento.
Destellos que perturban
y espacios de oscuridad que sepultan.
Tu silencio pesa más que el mar.
mar.2