Camino indiferente. ¿Llueve o solo es una humedad fría? el cielo es un cuaderno borroneado. Tengo cientos de gotas en mi cabeza y algunos hilos de agua corren por la mejilla. Recuerdo tu cabello abundante, suelto, que se movía al vaivén del viento por donde volaban mariposas de manzanilla. El día que te diría las emociones que me causabas no llegaste a la cita. Han pasado muchos años y cuando la tarde se hace lluviosa no puedo reprimir y preguntarme ¿cómo estarás?

vangogh parejas en el parque