Pensamiento para hoy acerca de cómo usar los artículos indefinidos “un/una”

Cuando se habla de profesión, religión o nacionalidad, mucha gente dice y escribe, por ejemplo, ⓧ“Miguel Ángel es un médico” o ⓧ“Loretta es una maestra” o ⓧ“Luis Diego es un protestante” o ⓧ“Abigail es una argentina”. A todas estas oraciones les sobra el artículo indefinido. Mucho más claro sería decir y escribir: “Miguel Ángel es médico”, “Loretta es maestra”, “Luis Ángel es protestante”, “Abigail es argentina”.

Así es porque ¿cuántos médicos puede ser Miguel Ángel, y cuántos protestantes puede ser Luis Diego? Solo uno en cada caso. Por eso resulta pleonástico, escribir el artículo indefinido singular.

Cuando sí lo empleamos así, en general con adjetivo, tiene un definitivo sabor coloquial: “Tú eres un tonto”. Lo más aconsejable dentro de la norma culta sería “Tú eres tonto”, pero nos relajamos en situaciones coloquiales.

Por otro lado, si agregamos un adjetivo al sustantivo, sí resulta admisible emplear el artículo indefinido: “Miguel Ángel es un pésimo médico”; “Loretta es una maestra magnífica”. Aun así, puede omitirse el artículo: “Miguel Ángel es pésimo médico”; “Loretta es magnífica maestra”.