Había visto a su padre muy cariñoso con su secretaria, cuando entró a su oficina de improviso, Él se percató, En soledad se preguntaba de la conveniencia de hablar o callar. Toda la tarde lo pensó. Por la noche escuchó los pasos de su progenitor y esperó a ser llamada para tomar la merienda en familia. Sentados en el comedor y frente a su madre, su papá le obsequió el celular de última generación,
—No se lo merece, —exclamó la madre—, sus calificaciones dejan mucho que desear.
—Es para que se aplique más. —dijo el padre,
—Qué, ¿no le vas a dar las gracias a tu padre? —y tímida y sonriente le dijo, mirándolo a los ojos, “gracias papá”.
Mientras acariciaba el equipo, pensó que el silencio era la mejor decisión a estar escuchando reclamos y gritos de sus padres, que la desconcentrarían del estudio; los exámenes ya estaban a la vuelta de la esquina.

Resultado de imagen para escolar preocupada