El político la encontró después de cuarenta años de campaña entre los pueblos áridos y agrestes de la sierra. No hizo falta la palabra. El suspiro que abrió de par en par los pulmones y una erección violenta que no recordaba desde la adolescencia, fueron los signos. Eres la mujer que siempre han buscado mis ansias, y la acarició con la emoción contenida. Imaginando que el peso de su deseo pudiese astillarla. Su beso navegó por los ríos y afluentes del delicado cuerpo, deseando prolongar el tiempo. Dentro, la barca del infarto había desatado los nudos.
EVA-676x675