Bajo la lluvia,

la luz de la farola

enciende la piel.