Contrasta tu frígida mirada ante el agitado mundo que te ve. Se intuye tu renuncia a ella, y un prematuro abandono a la vida, así como una inesperada bajada de telón. Pero no te engañes, no porque tu vivas fuera de este mundo, este dejará de existir, ni muerto, ni vivo está, sólo duerme para […]

a través de Dejando huellas — Palabras para recordar