Se acostaba al lado de los bonsái… y veía que de las naves salía un ejercito de hombrecillos que lo sujetaban con cuerdas y lo herían con afiladas lanzas. Despertaba con madres y chingaos y quitándose las hormigas.

swift-gulliver3-750x410