Destrabo la mandíbula y a punto de engullirse al ave, ésta levantó el vuelo llevándose la víbora, hacia los cielos.