Un paro cardíaco mientras estaba en su escritorio rodeado de libros puso fin a la vida de Morris West, acaso uno de los escritores más exitosos de los últimos cuarenta años.Murió serenamente mientras escribía, en mitad de una frase, fue el anuncio que ayer hizo Chris OHanlon, uno de los seis hijos del escritor nacido en un suburbio de Melbourne, Australia. Morris West tenía 83 años y en su herencia se cuentan 27 novelas y las regalías por 60 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo.Según su hijo, Morris West se encontraba trabajando en un libro que ya tenía título : La última confesión. Mi padre hubiese querido morir de ese modo, agregó. El funeral privado se celebrará en Sydney pasado mañana.Varias de las novelas de West giraron alrededor de la Iglesia Católica. No es un detalle caprichoso: su fam
ilia era de origen católico-irlandés y nadie se sorprendió cuando, tras concluir sus estudios secundarios, ingresó en la Roman Catholic Order of Christian Brothers. Pero su visión crítica de la institución lo llevó a traicionar el mandato familiar cuando los West creían ya contar con sacerdote propio.A partir de ahí empezó a construir una biografía tan rica como desconcertante: fue secretario de un primer ministro australiano, en el ejército revistó en las filas del servicio de inteligencia -donde germinó una idea un tanto conspirativa del mundo- y en la década del 40 y parte del 50 se convirtió en una suerte de niño prodigio de la radiofonía australiana, en calidad de productor, publicista, libretista y hasta director de una broadcasting.Transformado en una verdadera máquina de trabajar, sufrió un colapso que lo tuvo un año sin caminar, postrado en un hospital. De allí salió caminando y convencido de que había llegado la hora de convertirse en escritor, profesión que había ensayado en sus tiempos libres dentro del ejército (siendo soldado escribió su primer libro, La luna en mi bolsillo). Al cobrar el cheque por su novela Kundu, abandonó Australia y se instaló en Europa.Las primeras novelas las escribió con seudónimo. ¿Si fue por vergüenza? No, fue por hambre, se justificó tiempo después, ya siendo famoso con su nombre de Morris West. El australiano recordó que por entonces los editores europeos sólo le compraban un libro por año. En consecuencia, debió multiplicarse en varios apellidos para ganar dinero. Michael East fue su seudónimo más batallador.En Nápoles, alumbró su primer éxito editorial con su verdadero nombre: Los hijos del Sol. Su gran golpe lo pegó en 1959, con El abogado del diablo. En veinte meses vendió tres millones de ejemplares.A partir de entonces empezó a forjar su prestigio de profeta. Su fórmula era simple: Yo estoy comprometido con este mundo. Esta es la misión del escritor, pero también la del ingeniero, el músico o el pintor, se impuso.Dueño de un incomparable olfato para pronosticar posibles desenlaces de los hechos más trascendentes de la política mundial, hilvanó una impresionante seguidilla de éxitos editoriales: en El embajador pronosticó el desastre militar que le esperaba a la intervención estadounidense en Vietnam. En La torre de Babel escribió acerca del tumultuoso papel que jugaría Israel en Oriente Medio. En Arlequín se animó a una trama de fraudes y crímenes informáticos. Todo fue escrito a mediados de los sesenta.Su gran profecía fue escrita en 1963. Las sandalias del pescador anticipaba la llegada al Vaticano de un sacerdote surgido del este (comunista) europeo. Quince años después, el polaco Karol Wojtyla era ungido Papa.Creía por entonces que un sacerdote que hubiese sufrido persecución ideológica, de llegar a ser Papa sería el más compasivo de todos. Pero me equivoqué. Juan Pablo II me desilusionó por su intolerancia, dijo a mediados de los ochenta.De físico fuerte y gran estatura, le gustaba el mar y era un pésimo jugador de golf. Colaboró con Amnesty International y militó contra la intervención australiana en Vietnam.Sus millones de libros vendidos no fueron suficientes para ganarse la simpatía en los círculos literarios de más prestigio. Sobre el Premio Nobel de literatura dijo con ostensible desgano: Preocuparme por ese premio es algo tonto y más bien triste.Su última profecía literaria fue El ojo del samurai, donde se anticipó al fin de la era Gorbachov, en la ex URSS. Sobre sus profecías literarias, dijo: El hecho de que las profecías se cumplieran no me proporcionó ninguna satisfacción.
Resultado de imagen para morris west
https://www.clarin.com/sociedad/murio-escritor-novelas-luego-volvian-realidad_0_Bybb2FnlRKl.html

Libros en pdf gratuitos:

https://libros-gratis.com/author/ebooks/morris-west/