Tan inapetente, tan si sabor, que cuando le llegó la muerte; ni la muerte le supo