En la tumba del compositor alemán Johann Sebastian Bach(1685-1750) reza el siguiente epitafio: “Desde aquí no se me ocurre ninguna fuga”.