La historia del Panchatantra es sorprendente. No sólo por la fuerza de sus historias sino porque su fascinación ha sido tal, que ha viajado de civilización en civilización, a la par de la Biblia —desde el tiempo en que se cree que fue compilado en el 300 AC—, hasta nuestros días. Difícil resulta parar de leer una vez que se ha comenzado.
En la actualidad ya no es tan popular como en el siglo XIX, por ejemplo, pero sus mensajes no han perdido vigencia, de ahí esta nueva edición que lleva por nombre Kalila y Dimna y otras fábulas del Panchatantra, compilación de Ramsey Wood (Ed. Acantilado).
Según Doris Lessing, en la Edad Media se creía un texto indispensable para mejorar la calidad de vida de quienes lo leían (en cuestiones del espíritu).
Basta con leer unas cuántas páginas para saber que resulta infinitamente superior y más práctico que decenas de libros de autoayuda.
El Panchatantra es un compendio de historias, en su mayoría con animales parlantes que nos dan alguna moraleja, ésta gira en torno a un marco referencial a través del cual se desprenden dichos relatos.
En este caso, la acción se desarrolla con un rey de la India llamado Dabzelim, quien no está muy interesado en ser un buen monarca hasta que encuentra una misteriosa carta que le indica lo que debe hacer para convertirse en un buen rey.
El misterio que rodea la carta es tal, que decide llamar a un gran sabio de su tiempo, el doctor Bidpai, con quien conversará sobre los preceptos de la carta a través de la narración de historias tras historias, entre ellas las de Kalila y Dimna, dos hermanos chacales.
En esta compilación, Wood eligió sólo los cuentos relacionados con la amistad, la obra “original” es mucho más extensa. Cuentan que el contexto en el cual se compiló la historia tuvo lugar en el tiempo en que las fuerzas de Alejandro Magno dejaron India, y existía la necesidad de tener un buen gobernante. Aunque esto es sumamente discutible.
Incluso, existe otro marco narrativo donde no se trata de un rey que no sabe ser justo, sino de los hijos estúpidos de un rey, quien desea a toda costa que sus descendientes se conviertan en grandes gobernantes. En ambas versiones la figura del sabio está presente.
El idioma original del compendio es el sánscrito, pero dicho texto está perdido, por lo que los relatos sobrevivieron gracias a las traducciones a otras lenguas e incluso reescrituras en sánscrito.
La tradición popular de las cual se desprenden estas historias permite hacer adaptaciones en cuanto a estilo y detalles se refiere, según la época y lugar a donde el texto llega. Afortunadamente, la esencia se ha mantenido intacta.
“No despidas nunca a un criado a petición de terceras personas, pues quien goza de la confianza siempre despertará, sin querer, los celos y la envidia de quienes no comparten esa dicha…”, es una de las enseñanzas que vienen en el texto, que más allá de todo entorno real, puede aterrizarse en el área de management o incluso en las relaciones familiares.
Pero también encontramos aprendizajes más sencillos como en el cuento de Los tres peces. En donde un pez listo y gordo, que está a punto de ser atrapado por unos pescadores, recuerda de pronto que “El pánico no soluciona nada”, lo que le brinda la oportunidad de recomponerse, dejar a un lado su miedo y encontrar una solución.
Esta edición cuenta con un par de estudios introductorios escritos por Wood y Lessing, y además un apéndice, que ayudan a entender la enormidad del texto, aunque no es necesario para poder vislumbrar la grandeza de los relatos: El Panchatantra es un hermoso compendio de sabiduría, con historias fascinantes, que además de entretener, si se pone atención, son mensajes para la vida.
@faustoponce
Tomado del “Economista” https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Panchatantra-La-sabiduria-de-los-cuentos-populares-20171015-0115.html
Panchatantra