LU-XUNUn fragmento
Escrita en 1921. Un investigador anónimo narra la historia de AQ, un personaje del que no se sabe nada con certeza (explica) ni con el sustento de los documentos históricos; es decir, que es un personaje más mitológico que histórico. Se sabe que AQ son las iniciales de su nombre y apellido pero tampoco se conocen éstos. AQ es un hombre pobre y muy trabajador, vive de labores domésticas que hace en las casas de los burgueses del pueblo de Weichuang. Es constantemente destratado por los mismos e, incluso a veces, cruelmente golpeado. Y así vive, en un infierno constante entre duras jornadas laborales y golpizas que él, tras un complejo proceso intelectual de raigambre confucionista, consigue volver a su favor, creyéndose victorioso. Pero al igual que las novelas picarescas (Lazarillo de Tormes, El Buscón, Abul F´ath de Alejandría, etc.) AQ tendrá “desventuras” y “venturas”. Al volver a Weichuang tras un viaje a la ciudad en busca de una vida diferente, consiguió hacer una pequeña fortuna y su posición fue otra. Fue hipócritamente respetado hasta que la fortuna terminó; entonces volvió al yugo de sus prójimos. Cansado de su vida, sueña con la revolución, que se percibe incipiente. Cuando esta llega, sueña con la contrarrevolución y las consecuencias de su inestabilidad emocional y de la búsqueda de su verdadero ser resultan fatales. Si bien la historia es entretenida, el discurso es denso en varias ocasiones. No descarto que pueda ser por la traducción, que ni siquiera está firmada.

https://teecuento.wordpress.com/2015/07/03/la-veridica-historia-de-a-q-de-lu-xun/?fb_action_ids=10153522853483854&fb_action_types=news.publishes&fbclid=IwAR2rcig7v_0wRKdBpB8JwN7pSvtEk9Cmf7Kfk91zQTrKIy-fjp96R1siync

PUROCUENTO

LU-XUNBreve recuento de las victorias de A Q
No sólo son inciertos el apellido de A Q, su nombre y su lugar de origen; aún mayor es la oscuridad que reina en relación con sus antecedentes. Ello es debido a que la gente de Weichuang sólo empleaba sus servicios personales, o le tomaba como hazmerreír, sin prestar la menor atención a sus antecedentes. El propio A Q jamás dijo nada sobre el particular; sólo cuando discutía con alguien decía a veces, lanzando una mirada furiosa:
—Nuestra situación era mucho mejor que la tuya. ¿Qué te crees?
A Q no tenía familia y vivía en el Templo de los Dioses Tutelares de Weichuang. Tampoco tenía empleo fijo; hacía trabajos ocasionales para otros: si había trigo que segar, lo fiaba; si era necesario moler arroz, ahí estaba A Q para hacerlo; si se precisaba un botero, él remaba. Si el trabajo duraba…

Ver la entrada original 1.365 palabras más