El viento ronroneaba sobre las plantas y la tarde enterraba su bochorno.

Salíó la luna con su vestido de papel bond.

Bajo el árbol de caimito, llenaba mi cubetita de inmensidad.

 

Las ramas verdes parecían brazos caídos.

Se cerraba el día y llegaba el crepúsculo entre el cuchicheo de las hojas.

La tarde abrió el paraguas y bajo hasta las orejas las alas del sombrero.,

la luna lucía su falda cobre y en su ombligo el dije de Venus..

 

 

Las ramas temblaban con su piel de gallina.

Yo, me entegaba al bing bang de la mecedora,

la misma que me conoció el trasero de niño.

Mañana lloverá. me dijo el grillo de a lado.
Asi es, dijo la chicharra apretando sus alas.

A un costado, pegados a la cerca, los galanes tenían su fiesta;

y cada vez que abría la flor,

se escuchaba la gritería de:otro, otro otro..

.mañana lloverá y me dormí.

mecedora.