De muy niño “quería todo el oro del mundo” y vendía caramelos para conseguirlo; creció y se dio cuenta que el papel valía en este mundo más que el oro y cuando pudo se empleó en un banco. En el banco aprendió que un solo papel podía valer por millones de papeles y cambió […]

a través de EL AVE FÉNIX NO EXISTE — manologo