Espacio de gigantes
de fuego y fragua,
que en días de septiembre
rompen el cielo,
con el hacha y el yunque;
la lumbre, y el rayo.