Cada año vengo
a la vieja alameda.
En los veranos
me refresca su sombra,
y en el otoño,
al caerse las hojas…
fluye el recuerdo:
tu perfume con hierbas;
y de tus besos de ave.

Leonid-afremov-the-way-of-the-fog