La luz del faro aluza al viento

que persigue a la red,

a las sirenas y a las olas.

Tiemblan los peces.

En la memoria de la noche

se oyen pasos de viejos naufragios.

El mar contempla a las almas

que abrazadas al viejo tablón

sucumben al ojo espumoso del remolino.