Puedes olvidar a aquél con el que has reído pero no a aquél con el que has llorado.