De modo que un buen narrador no es solamente el que ha vivido la 
experiencia, el sentimiento de la experiencia, sino aquel que es capaz de 
transmitir esa emoción