Tras la ventana

el sol se abre y pinta

de fiucha a las flores.