El señor feudal era un hombre alto, delgado y anguloso, de modales refinados. Los recién casados lo miraron azorados, con un pavor no exento de respeto.
-Vengo a reclamar mis derechos -dijo el señor suavemente-. La primera noche me pertenece.
Los aldeanos no se atrevieron a replicar. El blanco caballo sin jinete que se encontraba junto al del barón piafó. El soldado que lo sujetaba de las riendas le acarició el pescuezo para calmarlo. El señor feudal sonrió.
-Vas a venir conmigo al castillo, pichoncito -dijo-, verás que te va a gustar.
Acto seguido obligó a su corcel a dar la media vuelta y se alejó en dirección del fuerte señorial, no sin antes haber hecho una seña a sus guardias.
Los soldados sujetaron al novio y lo montaron en el caballo blanco. La novia se quedó llorando en la aldea.

  • Derecho a la primera noche

    De mil amores. Antología de microrrelatos amorosos. Thule ediciones.2005