En su erotismo, las palabras mutaron en mariposas; que felices lamían la miel de tus pezones.