El dolor de tripa era la confirmación que la borrachera de la noche anterior daba la cara.
Con resignación fue al baño y sentándose en la taza esperó bajar a los infiernos para más tarde encontrar la paz.

Tomado de la tómbola de ficticia.com

wc