Hubo un tiempo que dejé de escribirte,
pues a pesar de hacerlo
sentía que en tus respuestas había ausencia.
Dejé de hablarte y me senté a esperar.
Hoy de nuevo escuché que murmuras.
De acuerdo, platiquemos, aunque no respondas,
solo hazme saber que me escuchas.

angelito