¡No puedo verte!, —es fácil, atraviesa
la pared—, susurró la voz.

Casa-encantada