Jana clavó sus ojos en los de Miguel. Aunque húmedos, no se permitió ni un sólo parpadeo. Le estaba pidiendo que se separaran por sexta vez en los cinco años que llevaban juntos. No se habían casado, pero su amarre era aún más estoico que la firma en un papel. Era tan inexorable el nudo que, a pesar de llevar tanto tiempo destruyéndolo, eran incapaces de estar separados. Y, cuando lo habían estado, apenas habían sido unos pocos días, cuando mucho un mes. Sabían que no debían estar cerca uno del otro por una cuestión ya no de salud emocional, sino de simple integridad fisica. Pero eran incapaces de sentirse en la misma vida y no juntar sus miserias.
Miguel le sonrió. Tomó su mano entre las suyas, la acarició cariñosamente. Pausadamente, como midiendo cada palabra, le dijo:
-Mira, la única razón que se me ocurre para dejarte es que aparezca otra mujer…
El fin de semana siguiente, Jana le presentó a Teresa.

alejandra-diaz-ortiz

Autora de “Pizca de sal” (Trama editorial, 2012) y “Cuentos chinos” (Trama editorial, 2009). Su primera novela corta, “Julia” ha sido publicada por ViveLibro Editorial, 2013. Actualmente, está presentando “No hay tres sin dos”, editado por Trama editorial (2014).
Mexicana de nacimiento, al lado izquierdo de cualquier frontera. Analfabeta pasional confesa. Pagana. Ni guapa ni fea: simpática y educada.
Pase, la puerta está abierta

https://alejandradiazortiz.wordpress.com

Alejandra Díaz-Ortiz
Cuentos chinos.Trama Editorial 2009