Originalmente publicado en PUROCUENTO: Cuando la señora Adela atendió el llamado de la puerta, un cadete le entregó un ramo de flores, y le dijo que era para ella. Le hizo firmar un recibo, y comenzó esta pequeña historia. Cerró, la puerta, con un gran ramo de flores, envuelto, en plástico, que asemejaba a un…

a través de CON AMOR ELENA DE STELLA MANTRANA — SENDERO blog