Metamorfosis

Veníamos caminando tomados de la mano cuando mi novia se soltó de mi mano y fue hacia una banca. Cruzó la pierna y veía al horizonte. Sonreí por la gracia que tuvo para imitar a una estatua. Nunca supe más de ella y su figura venía a mi recuerdo al transitar por las alamedas.
Me llené de años y percibía al caminar por un parque arbolado, que una efigie me miraba insistente. Un día, cansado de la persistencia la enfrenté cara a cara, ojo a ojo y reconocí en su frente la historia de mi fugacidad. Me quedé a su lado y dejé que mi cuerpo se perdiera entre los edificios de la ciudad.

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s