Tomo una botella de vino
Y me voy a beberla entre las flores.
Siempre somos tres,
Contando a mi sombra y a mi amiga, la luna.
Cuando canto, la luna me escucha,
Cuando bailo mi sombra también baila.
Terminada la fiesta…
Los invitados deben partir.
Yo, desconozco esa tristeza.
Cuando marcho a mi casa,
Siempre somos tres,
Me acompaña la luna y me sigue mi sombra.

Li.Po

Neurociencias divertidas

¡Bebe vino! Lograrás la vida eterna.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es bpt8QY5AbMTlCJWb0u30lDQdQ3WMYvZIHH4dEkb16pzcV53Qx7bR0Avqu-d1pMIB14q8vzc34B9lX5oZFbg8WnTAWvGf4Bp2dPbt6J5oq-V4atcCxezsY7sBY1amApPwFDDQHvgc

El vino es el único capaz de restituir la juventud.

¡Divina estación de las rosas, del vino y de los buenos amigos!

¡Goza del instante fugitivo de tu vida!

Omar Khayyam, 1048 – 1131

Las bebidas alcohólicas existían en todas las culturas, y , junto con la comida, participaron siempre en todos los acontecimientos importantes de la vida de las personas. La bondad del vino, el carácter bonachón de la cerveza, la nobleza del whisky, lo atrevido del ron, todas estas frases expresan nuestra estrecha relación con el alcohol y las capacidades casi antropomórficas atribuidas a éste por la humanidad. La palabra alcohol, para variar, tiene el origen árabe. Sin duda alguna,  los árabes habían construido una super civilización, una pena que ahora todo se esfumó. Los árabes destilaban el vino, mejorando los procesos empleados por los griegos, aquellos griegos del Mundo…

Ver la entrada original 906 palabras más