Eres tortura,
abismo de mi pulso;
pasión y celos,
al mirar tus caderas
besadas por el viento.

mujer y mar.

Domingo Álvarez