Vuelan las horas,
el beso, la caricia,
Hasta el dolor.
un día, te despiertas
entre barullos
de alguna multitud
que desconoces;
son gente como tú
que gritan a la nada.

pasajera fabio hurtado madrid