Desde niños conocemos la soledad. La percibimos cuando mamá no está por ninguna parte, pero después de estar concientes del hecho, algo más intimo e intenso nos abraza. Viviremos con ella toda la vida y es necesaria para encontrarnos, pero si se hace presente día a día, minuto a minuto, entonces se hace indeseable y destructiva.

mujer camila reveco