Me hablas al oído y no sé qué decirte.
La frase es chicle y resbala al desconcierto.
Las palabras que susurras parecen palomas que se ocultan entre la neblina.
Cuando hablas así, 
solo escucho el reverbero de tus labios.
No me cuchichees al oído;
porque respondo al silbido de tu aliento y después no sé que me da por despintar la luna de tus pezones.

 

 

 

susurrar-un-te-quiero-imágenes-gratis