Te beso.
En otro sol descubro tus ojos
y la atmosfera de tus hombros.
No estés triste.
Recuerda que vivimos en dos mundos.
Soy el de la noche
que resbala por tus pestañas,
y siembra en el centro, asido de tus caderas.

pies