Recuerdo los saltos de mi corazón,
cuando el vaho de su boca hacía caminos sobre mi cuello.
Me recuerdo atrapado; 
y mi carne de gacela esperaba la inminencia de su embestida.

gato