Mis aguas ya no tienen el brío del felino;
mis árboles florean por la magia de la vida.
Tienes en tu mano un espejismo,
que el vuelo de un pájaro lo fragmentaría.
Mi árbol carente tiró la hoja
y mis retoños aparecen lerdos y frágiles.

foto